miércoles, 10 de diciembre de 2014

Hombres y M2M luchan mano a mano contra los incendios forestales

Acabo de leer en las noticias de hoy que "Levantaron alerta roja tras ser controlado incendio forestal en Casablanca" e inevitablemente me trae a la memoria uno de los proyectos M2M más bonitos en los que he participado.

Fue en los primeros años de mi actividad en M2M y estaba en plena campaña de evangelización, contándole a mis potenciales clientes que existía una nueva tecnología, casi mágica, que permitía visualizar y controlar centralmente cualquier proceso, sin importar lo remoto e inaccesible que pareciera.

Ocurrió que las circunstancias me llevaron a presentar esta maravilla a una empresa forestal, pensando en algún negocio posible para el monitoreo y control de sus plantas de celulosa. No había alcanzado a hablar 5 minutos cuando el gerente me detuvo y dijo que necesitaba que se incorporara otra persona a la reunión. Dicha persona resultó ser el responsable de la Prevención y Combate de Incendios Forestales.

Y así, de un momento a otro, entré en un mundo desconocido para mí y me enfrenté a uno de los desafíos más interesantes y gratificantes en lo personal y profesional que me ha tocado vivir.






Los incendios forestales

Aprendí que anualmente se producen varios miles de incendios forestales en nuestro país, entre los meses de Octubre y Marzo. Es decir, más de 10 incendios por día en promedio.

Estos incendios ocurren a lo largo y ancho de miles de hectáreas, lo que hace muy difícil su detección oportuna y combate y extinción.

El calor y el viento de la época veraniega crean condiciones propicias para la rápida propagación de los incendios, que en pocas horas pueden llegar a cubrir decenas de hectáreas.

Una vez contenidos y extinguidos, pasarán años antes que la tierra se recupere y vuelva a surgir la flora y fauna de cada lugar.

El combate a los incendios

Las empresas forestales y la CONAF enfrentan esta realidad año a año, detectando los focos de incendio mediante una extensa red de observadores, que pasan el día en una torre de 30 o 40 metros de altura, reaccionando ante cualquier señal de humo que observen, informando a una central de combate de incendios forestales.

En la central el incendio es localizado combinando las observaciones de varios "torreros", y de inmediato se genera una alarma de incendio. Los "despachadores" tienen entonces solo unos minutos para decidir qué brigada o brigadas enviarán a ese incendio.

Las brigadas pueden ser terrestres, transportadas en camiones especialmente acondicionados para ello, o aéreas, transportadas en helicóptero, y son apoyadas por helicópteros y aviones que recogen agua y la descargan en el sector del incendio.

Cuando se detecta un foco de incendio, el tiempo es crítico, por lo que los despachadores deben contar con el máximo de información confiable para tomar decisiones rápidas y certeras.

¿Qué brigadas pueden llegar más rápido al foco, considerando los accidentes del terreno y las escasas rutas de acceso? De esas brigadas, ¿cuales ya están asignadas a otros incendios? ¿cuáles puede asignar a éste?. Si hay demasiados focos activos y los recursos son insuficientes, ¿qué focos deben ser priorizados?.

Y una vez que una brigada es asignada a un foco, ¿cómo optimizar el tiempo de acceso, sabiendo que la mayoría de estos accesos son caminos interiores, muchas veces simples huellas, habilitados por las mismas empresas forestales?

Estos fueron algunos de los desafíos que enfrentamos, junto con el tiempo, que nos acercaba rápida e inexorablemente al comienzo de la temporada de incendios.


La solución M2M

El éxito del proyecto se consiguió gracias al equipo de trabajo formado por personal de la empresa forestal, con mucha experiencia y una extraordinaria disposición a hacer que las cosas funcionaran, y por mi grupo, sin experiencia en incendios forestales y poca en M2M, pero con muchas ganas de alcanzar la meta.

Dotamos a los camiones de las brigadas con computadores tablet (casi desconocidos en esa época), cargados con la cartografía actualizada de todos los caminos, predios, fuentes de agua y accidentes geográficos (quebradas, ríos, etc). Incorporamos en cada camión un GPS, que cumplía una doble función: informar permanentemente a la central la ubicación de cada brigada y ayudar a la brigada a llegar con rapidez al foco asignado, mostrando sobre el mapa la ubicación propia, la del foco y los caminos disponibles. 



Incluimos un equipo remoto M2M para habilitar comunicación bidireccional con la central, a través de una red de radio propia de la empresa forestal. De esta forma la central podía conocer la ubicación de cada brigada, su dotación y condición de trabajo y al mismo tiempo asignar remotamente los focos.

La misma solución se aplicó a los helicópteros, utilizando un palm computer en vez de un tablet, por su pequeño tamaño.




Los resultados

Al cabo de unos meses de trabajo pusimos en funcionamiento el sistema, acortando enormemente los tiempos de arribo a los focos de incendio, permitiendo incluso el arribo nocturno.

Gracias a los mejores tiempos de reacción, los focos pudieron ser controlados más rápidamente, liberando recursos y haciendo más eficiente y segura la función de combate de incendios.

La empresa forestal consiguió una importante reducción en las primas de seguros que cubrían los más de mil millones de dólares en patrimonio forestal.

Y uno de los resultados más satisfactorios fue ver el orgullo con que los brigadistas hablaban de su sistema de combate de incendios, que los convirtió en los más rápidos y eficientes entre todas las empresas forestales.

Que tengan una buena semana.